sábado, 1 de junio de 2013

El perfil de los sueños, de Maribel Romero Soler

No suelo leer novelas premiadas, no acostumbro, no sé por qué. La excepción, obvia, son las que han ganado el López Torrijos.

Si en su día me parecieron magistrales El vuelo de las aves, La voz del mar y La caja de música y el filólogo asesinado qué decir de Beautiful Rhodesia que no haya dicho, bueno, sí, que os la leáis de una santa vez, coño, la ganadora de 2012 es, sencillamente, una obra de arte en 150 páginas.

Maribel Romero Soler, en El perfil de los sueños (ed. Ledoria), nos sumerge en una historia de amor aparentemente sencilla y deliciosa, en la que dos seres tristes encuentran la alegría en el cariño que aprenden a darse. Ella, una mujer hermosa y con un marido perfectamente imbécil, y él, un escritor pobre de ganas con el que yo me identifico de cojones.

Junto a ellos, unos personajes secundarios de los mejores que me he encontrado nunca. El imbécil del marido, qué bien descrito por Maribel con cuatro trazos de su personalidad; el abuelo misterioso, atormentado y cómplice; la tabernera; el agente literario...

Pero el gran hallazgo de esta novela reside en haberla sabido llevar a un entorno rural absolutamente mágico y verosímil deudor, puede, del realismo mágico latinomericano—, a través de un lenguaje muy natural, cercano, lleno de ritmo y de excelencia literaria.

Vamos, que después de leerla no he podido dejar de pensar en qué fácil saltan algunas el listón que yo puse en 2011.

Y la mejor conclusión de todo esto no es otra que el Certamen de Novela Correduría López Torrijos y Montalvá se consolida como un concurso limpio y libre que ofrece unas novelas que para sí las quisieran otros premios.

No os las perdáis, de verdad, que no os arrepentiréis.
 

2 comentarios:

  1. Muchísimas gracias, compañero, por esta generosa reseña. Realmente es emocionante. Con tu permiso me la voy a llevar a mi blog.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti. Y, desde luego, qué buenas novelas están saliendo de este concurso...

    ResponderEliminar