miércoles, 19 de junio de 2013

Las manos del carpintero - Arotzaren eskuak, de Ladron Arana

Al hilo del éxito arrollador de El guardián invisible de Dolores Redondo, Iban Zaldua comentaba el otro día que el nacimiento del thriller navarro no es cosa de 2013, sino que viene de antes, de mucho antes. Mencionaba, entre otros, a Jon AlonsoAingeru Epaltza y Alberto Ladron Arana, figuras portentosas de la novela de intriga en euskera. No sería justo tampoco olvidarnos de Jon Arretxe.

En castellano, otra mujer, Reyes Calderón, triunfa con novelas que mezclan lo policíaco y lo judicial. Y tampoco deberíamos olvidarnos de mí mismo, coño, que por algo me llevé el López Torrijos de 2011 con Beautiful Rhodesia.

Este año, los castellanoleyentes hemos tenido la oportunidad de acercarnos a la traducción de Arotzaren eskuak, Las manos del carpintero, de Alberto Ladron Arana.

Y me la he merendado en dos tardes.

Con una protagonista femenina espléndidamente dibujada, acosada por sus problemas de autoestima, y que no duda en sumergirse en sus fantasmas familiares para verse inmersa en una trama de investigación que mezcla asesinos en serie, robos de arte y Segunda Guerra Mundial, Ladron Arana nos lleva a ritmo trepidante por Navarra, Gipuzkoa, Iparralde y Francia. Su prosa hábil así se lo permite, desvelando con dosis medidas cada elemento de la trama, de forma que no puedas despegarte de sus páginas.
 
No es de extrañar, pues, que la versión en euskera ande ya por la decimoquinta edición.

Así que ya tengo ansiedad por encontrar en las librerías traducciones de sus otras novelas.

O por volverme al euskaltegi.

viernes, 14 de junio de 2013

Fin de curso en el Club de Lectura

Con unas cervecillas hemos cerrado el curso en el Club de Lectura de la Biblioteca de San Jorge. Mes a mes, nos hemos reunido para hablar de lo que más nos gusta: los libros.

Estos son los que han caído a lo largo de estos trimestres:
  1. Catedral, de Raymond Carver.
  2. A sangre fría, de Truman Capote.
  3. El hijo del acordeonista, de Bernardo Atxaga.
  4. Los girasoles ciegos, de Alberto Méndez.
  5. En el nombre del cerdo, de Pablo Tusset.
  6. Sukkwan Island, de David Vann.
  7. Letargo, de Jokin Muñoz.
La verdad es que no sabría con cuál quedarme. Si tengo que elegir, apuesto por el cariño de los bibliotecarios y las charlas con Patxi Irurzun y mis compañeras y compañeros de club.

Y ahora, para afrontar el verano, me he traído a casa Crimen y castigo, de un tal Fiodor Dostoievski.

 

martes, 11 de junio de 2013

V Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

Un año más, los inconscientes de blogsanfermin.com confían en este destalentao para formar parte del jurado del, ya, V Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín.

Ayer lo confirmaron oficialmente.


Ya podemos confirmar que, al igual que en las últimas ediciones del certamen de microrrelatos, el acto de publicación del fallo del Jurado y posterior lectura de las diez mejores obras será retransmitido en directo en streaming.

El acto dará comienzo este jueves días 13 a las 19:30 horas. Como ya sabéis, se celebrará en el Salón del nuevo Casino Principal de Pamplona, en la plaza del Castillo. La entrada es libre.

Por nuestra parte, estamos apurando las valoraciones para ofrecer al Jurado independiente las que a nuestro modesto entender son las 20 mejores obras recibidas. Es nuestra obligación decir que el nivel ha sido francamente alto, y que no deja de sorprender la capacidad de los participantes para seguir aportando originalidad y calidad tratándose de un tema acotado.

El Jurado repite. No nos cansaremos de agradecer la dedicación desinteresada de estos cuatro “profesionales” de las letras:

José Luis Allo

allo

Eduardo Laporte

laporte

Carlos Erice

erice

Patxi Irurzun

irurzun

lunes, 10 de junio de 2013

Balance de la Feria del Libro

Mientras andan desmontando las casetas de la plaza del Castillo, llega la hora de hacer balances. Como siempre, he pasado buenos ratos charlando con libreros y autores, pero, cuando me he sentido feliz de verdad, ha sido a la hora de revolver entre los libros en busca del deseado.

Y aquí está la lista de adquisiciones de 2013:

  • Las manos del carpintero, de Alberto Ladron Arana.
  • 612 euros, de Jon Arretxe.
  • El informe Müller, de Antonio Manzanera.
  • La última batalla, de Jose Javier Abasolo.
  • Las espuelas del deseo, de Rebeca Viguri.
  • Aki y el misterio de los cerezos, de Carlos Bassas Del Rey.
  • El anarquista que se llamaba como yo, de Pablo Martín Sánchez.
  • Cuarenta días de mayo, de Mikel Alvira.
  • Donde viven los dioses menores, de Jokin Azketa.
  • Libro de los Teobaldos, de Mikel Zuza.

Y, de regalo, La polla más grande del mundo, de Patxi Irurzun.

Me he dejado unos cuantos por comprar para más adelante, cuando mi cartera se recupere del chandrío.

Pero vamos, que estoy deseando que llegue el 6 de julio para empezar a leer.

Ejem.

Con Mikel Alvira y sus 'Cuarenta días de mayo' (foto Librería Nerea).


 

sábado, 1 de junio de 2013

El perfil de los sueños, de Maribel Romero Soler

No suelo leer novelas premiadas, no acostumbro, no sé por qué. La excepción, obvia, son las que han ganado el López Torrijos.

Si en su día me parecieron magistrales El vuelo de las aves, La voz del mar y La caja de música y el filólogo asesinado qué decir de Beautiful Rhodesia que no haya dicho, bueno, sí, que os la leáis de una santa vez, coño, la ganadora de 2012 es, sencillamente, una obra de arte en 150 páginas.

Maribel Romero Soler, en El perfil de los sueños (ed. Ledoria), nos sumerge en una historia de amor aparentemente sencilla y deliciosa, en la que dos seres tristes encuentran la alegría en el cariño que aprenden a darse. Ella, una mujer hermosa y con un marido perfectamente imbécil, y él, un escritor pobre de ganas con el que yo me identifico de cojones.

Junto a ellos, unos personajes secundarios de los mejores que me he encontrado nunca. El imbécil del marido, qué bien descrito por Maribel con cuatro trazos de su personalidad; el abuelo misterioso, atormentado y cómplice; la tabernera; el agente literario...

Pero el gran hallazgo de esta novela reside en haberla sabido llevar a un entorno rural absolutamente mágico y verosímil deudor, puede, del realismo mágico latinomericano—, a través de un lenguaje muy natural, cercano, lleno de ritmo y de excelencia literaria.

Vamos, que después de leerla no he podido dejar de pensar en qué fácil saltan algunas el listón que yo puse en 2011.

Y la mejor conclusión de todo esto no es otra que el Certamen de Novela Correduría López Torrijos y Montalvá se consolida como un concurso limpio y libre que ofrece unas novelas que para sí las quisieran otros premios.

No os las perdáis, de verdad, que no os arrepentiréis.